El progrés de Menorca

Acabau d'entrar a un espai de llibertat, on la opinió de tothom és ben rebuda. Segurament alguns no estareu d'acord amb els meus articles i d'altres, en canvi, sí. Això és la pluralitat. Aquest és un espai plural on tothom és ben rebut i on totes les opinions són respectades.

Los peores en el peor momento

arg | 31 Març, 2020 16:58

Que la gestión de la crisis del coronavirus, por parte del Gobierno, está siendo nefasta, caótica y errática, es algo que ya nadie discute. Que las medidas económicas que está aprobando son fuego de artificio, apaños y simples tiritas que no dan soluciones profundas a la durísima depresión económica que sobrevendrá, es algo que hasta la presidenta Armengol ha denunciado, demostrando con ello, que no está dispuesta a seguir la misma suerte que Pedro Sánchez.

A cualquiera le hierve la sangre cuando ve a nuestros sanitarios y a nuestras fuerzas del orden público clamar porque no tienen suficientes mascarillas, ni respiradores, ni tests. Da vergüenza ajena ver como algunas enfermeras y médicos se han de vestir con bolsas de basura porque no tienen batas suficientes. Nos causa impotencia ver el altísimo número de sanitarios infectados por el coronavirus, el porcentaje más alto del mundo, evidenciando que el Gobierno los ha dejado a los pies de los caballos.

Y mientras nuestros médicos y enfermeras se juegan la vida luchando en primera línea de batalla sin mascarillas y sin el material necesario, y nuestras empresas y autónomos se hunden y mucha gente pierde su empleo, vemos con estupor algunas cosas que chirrían.

¿Tiene sentido que Francina Armengol mantenga un Govern elefantiásico con 11 consellerias y un 16,5% más de altos cargos que en la anterior legislatura, el gobierno más grande y más caro de la historia de la comunidad? ¿Tiene sentido mantener una Dirección General de Derechos y Diversidad o una Dirección General de Memoria Democrática, u otra de Soberanía Alimentaria? ¿Tiene sentido seguir hinchando los bolsillos a entidades y chiringuitos que promueven el catalanismo? ¿Es lógico seguir pagando un plus de residencia a determinados políticos en una situación en que muchos trabajadores, en el sector privado, van a perder su empleo? ¿Son éstas las prioridades, o se deberían concentrar todas las fuerzas en lo realmente importante e imprescindible?

A la vez que todo esto ocurre, vemos como los partidos de izquierdas del Parlament, hace unos días, proponían homenajear a las víctimas LGTBI del franquismo, como si ahora esto fuero lo esencial. Los autónomos y las pequeñas empresas, que serán los que con mayor sacrificio sufrirán esta crisis, este mes tendrán que seguir pagando su cuota de la seguridad social, deberán seguir pagando sus préstamos y sus alquileres, sin haber podido trabajar y sin tener ingresos y sin que nadie les haya dado ninguna solución. Mientras tanto, ven como quienes nos gobiernan siguen con sus cosas y no ven, por su parte, ningún sacrificio, ningún recorte en el sector público, que sigue como si nada hubiera pasado.

En estos momentos, el Govern ha de priorizar, primero la lucha contra la epidemia y asegurar que los sanitarios y agentes del orden público tengan todo el material necesario para poder desarrollar su labor y que esta pesadilla pase lo antes posible. Y en segundo lugar, crear un entorno económico favorable a nivel fiscal, con mayor liberalización y menos intervencionismo, para asegurar la recuperación rápida de las empresas y del empleo, y una disminución drástica de sector público. Todo lo demás es superfluo y debe ser suprimido para ser destinado a lo que ahora importa.

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb