El progrés de Menorca

Acabau d'entrar a un espai de llibertat, on la opinió de tothom és ben rebuda. Segurament alguns no estareu d'acord amb els meus articles i d'altres, en canvi, sí. Això és la pluralitat. Aquest és un espai plural on tothom és ben rebut i on totes les opinions són respectades.

La batalla de las ideas frente al pensamiento débil

arg | 08 Març, 2017 12:33

El Partido Popular se debate, en estos últimos años, entre aquellos que propugnan ceder a la dictadura de lo políticamente correcto, no definirse en determinados temas y mantener un perfil bajo en otros, con el supuesto objetivo de no crear rechazo y conseguir así más votos (eso es lo que creen); y los que defendemos que el PP debería ser un instrumento útil para defender unos principios y unas ideas, fundamentalmente las libertades individuales que siempre ha defendido y con las que ha cosechado grandes éxitos electorales, con independencia de que estos principios, de forma puntual, puedan caer mejor o peor.

Desgraciadamente, a nivel nacional lo estamos viendo, el PP ha dejado de ser la referencia en la defensa de algunos temas, de los que había sido, hasta este momento, su adalid, dejando así huérfanos a miles de votantes. Y en su lugar, ha substituido estos principios por lo que se ha venido en llamar el pensamiento débil, es decir, la ambigüedad o la indefinición, todo en aras a no salirse de esa inquisición invisible que es lo políticamente correcto, que cercena la libertad y encorseta el debate político.

Mientras el partido se hunde en una especie de puré ideológico, donde todo es relativo y donde ya no hay valores ni principios sólidos que defender; algunos creemos que sí, que hemos de recuperar estos valores y que hemos de volver a esos principios que nos hicieron grandes y nos permitieron ganar elecciones.

Y precisamente porque creo que es importante recuperar estos principios, voy a votar a José Ramón Bauzá en el Congreso regional del PP de Baleares. Muchos estamos viendo con cierta preocupación como en nuestra comunidad autónoma las libertades individuales están siendo atacadas de forma indisimulada por parte de los sectores de la ultraizquierda y de un Govern cada vez más radicalizado. Vemos ataques a la libertad religiosa, a la libertad lingüística, a la libertad educativa, a la libertad de empresa, etc. Ante estos hechos ya no vale ponerse de perfil o mantener cierta equidistancia.

Bien es verdad que lo fácil y lo cómodo es no decir nada, contemporizar con la izquierda y así, sin ningún problema, poder ir por los pueblos sin escolta. Lo difícil y lo heroico es, sin embargo, dar la batalla ideológica, defender nuestras ideas sin cobardías y ser una alternativa clara, definida y sólida, a una izquierda cada vez más extrema y más radical.

José Ramón Bauzá ha demostrado que es de esos políticos valientes, que no se arrugan ante la adversidad y que defiende sus principios, aunque ello le suponga sufrir los escraches de los totalitarios, o manifestaciones de quienes no soportan que alguien pueda gobernar u opinar de forma distinta.

Pero es que además, y no hay que olvidarlo, el Govern Bauzá, en la anterior legislatura, logró reconducir una situación económica de quiebra técnica en nuestra comunidad. Hizo las reformas estructurales imprescindibles para que Baleares pasara de expulsar cada día a casi 70 personas del mercado laboral a crear cada día 60 nuevos empleos. Consiguió que Baleares pasara de un crecimiento económico negativo a crecer de forma positiva en más de un 3%. La inversión privada se disparó, gracias a leyes como la turística, la agraria y la del suelo. También recondujo las cuentas públicas pasando de un déficit de más de 1.200 millones de euros anuales a apenas 300 millones. Muchos economistas, en ese momento, lo calificaron de milagro económico.

José Ramón Bauzá fue el mejor presidente en la peor de las circunstancias. Hizo lo que tenía que hacer en condiciones económicas extremas. Se pudo equivocar en algunas cosas, en las formas y en la aplicación de algunas medidas, pero siempre tuvo como objetivo la mejora de las libertades individuales y hacer frente a determinados totalitarismos muy poderosos en nuestra comunidad.

El PP de Baleares, en definitiva, deberá elegir entre dos candidatos, José Ramón Bauzá y Biel Company. Cualquiera de ellos es infinitamente mejor que cualquier político de la izquierda. En todo caso, lo más importante es que, al final, una vez conocido quien tiene que liderar el proyecto del Partido Popular en Baleares, todos, independientemente de a quien hayamos votado, nos sumemos y trabajemos juntos para descabalgar del Govern a los que hoy nos desgobiernan. Del congreso hemos de salir más fuertes y más unidos porque, en caso contrario, perderemos todos.

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb