El progrés de Menorca

Acabau d'entrar a un espai de llibertat, on la opinió de tothom és ben rebuda. Segurament alguns no estareu d'acord amb els meus articles i d'altres, en canvi, sí. Això és la pluralitat. Aquest és un espai plural on tothom és ben rebut i on totes les opinions són respectades.

Pactar con cualquiera, cualquier cosa, por una silla

arg | 07 Gener, 2016 10:53

El Partido socialista, abierto en canal tras las últimas elecciones del 20D, vive el final de un proceso, iniciado hace algunos años, de descomposición ideológica y de crisis de identidad.

El Partido socialista de hoy, nada tiene que ver con aquella socialdemocracia de Felipe González. Hoy ha dejado de ser el referente de una izquierda europea moderada y moderadora y, por intereses cortoplacistas, se ha ido radicalizando, derivando hacia posiciones nacionalistas en según qué territorios y abrazando posiciones de extrema izquierda y sectarias en otras ocasiones.

Algunos barones del partido ya han levantado la voz de alarma, alertando de la insensatez de un pacto con partidos antisistemas y han establecido líneas rojas con aquellos que quieren romper con España. Sin embargo, hay otros que insisten a Pedro Sánchez tener “amplitud de miras” para que se pueda llegar a un gran acuerdo con la ultraizquierda y con los partidos independentistas.

Precisamente, quien con más ahínco está trabajando para que se produzca un pacto con la extrema izquierda a nivel nacional, es nuestra presidenta Francina Armengol. Está reivindicando un pacto a la balear para el conjunto de España, como si esta solución esté siendo positiva para nuestra comunidad y sus ciudadanos.

De hecho, Baleares es el ejemplo más palmario de cómo un partido de gobierno, sensato, moderado y de estado, como fue el PSOE, se está hundiendo en la ciénaga de la radicalización. Durante demasiados años el PSIB ha tenido que pactar en Baleares con partidos independentistas, renunciando, por una silla, a sus principios socialdemócratas. Ha querido ser más de izquierdas que los comunistas y más nacionalista que los independentistas. La deriva tomada le ha llevado a perder, elección tras elección, apoyo electoral, ante la total indiferencia y ceguera de sus responsables políticos.

Ya no sorprende que los diputados del PSIB voten en contra del estado de derecho y de la unidad de España, o ver al vicepresidente del Govern asistir a manifestaciones donde se queman banderas españolas o el silencio del Govern ante la pretensión de miembros de la Generalitat de anexionar a Baleares a su irrisoria locura de los Països Catalans.

El PSIB, a pesar de tener la presidencia del Govern, es hoy un partido irrelevante, sin ideología, atado de pies y manos por los partidos extremistas del arco parlamentario. El socialismo balear de hoy no tiene incidencia en la vida de los ciudadanos de las islas. El hecho de haberse tirado en brazos del PSM y de sus terminales mediáticas y sociales, y haber asumido como propias la ideología sectaria de este partido, le ha supuesto una fuerte crisis de identidad que le está llevando a la irrelevancia actual.

El modelo balear que reivindica Armengol es la claudicación de la ideología socialdemócrata, asumir posturas radicales, en aras, no al bien común, sino a obtener algún cachito de poder. Lo que propone Armengol a Pedro Sánchez es vender el PSOE por un plato de lentejas. Un pacto con la ultra izquierda independentista supondría la desaparición del PSOE y la traición a sus votantes. Un acuerdo así sería el harakiri político de un partido que lo ha sido todo en España y que hoy se precipita a toda velocidad al mismo final que el PASOK de Grecia.

España hoy necesita unos partidos de estado con altura de miras, de mente abierta y que prioricen el bienestar de los ciudadanos por encima de consignas de partido. España necesita líderes políticos de nivel, estadistas, que miren por el bien común y no por su bien particular.

Desgraciadamente, no se ve en el PSOE ni en muchos de sus barones esta visión a largo plazo, esta visión de estado, este interés porque en España continúe la estabilidad y el crecimiento económico. El PSOE sigue, en perjuicio de todos, en su particular deriva hacia la inexistencia. Es un drama para España que la referencia en la izquierda vaya a ser un partido antisistema como Podemos, pero el PSOE no deja de hacer méritos para que esto sea así.

Comentaris

Tot això fa plorera

Joan Bibiloni | 09/01/2016, 14:42

El Partit Socialista ha perdut el nord. Diu que vol pactar amb forces "progressistes"... Des de quan el comunisme és progresista!!
En Pedro Sánchez està destrossant un partit socialista que res té a veure amb el partit socialista de la transició. Quina pena.

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb